¿Araña? No Dibuja!


Artista: Valeria Conte Mac Donell
Curaduría: Sebastián Vidal Mackinson
Del 29 de septiembre al 7 de noviembre
LUN a VIE de 14 a 19hs

¿Araña? No Dibuja!

Valeria Conte Mac Donell extrema la unicidad del dibujo como obra. Utiliza procedimientos tradicionales y, al mismo tiempo, expande su investigación hacia nuevos horizontes. En los dibujos sobre papel, madera, incluso los dibujos calados, la condición de obra única, en donde los trazos no son disimulables y las líneas, frotados, borroneados y contornos se dan a ver en su total potencia, es evidente. Pero a su vez, Conte no sólo realiza dibujos sobre papel, telas o madera sino que desde hace unos años se ha lanzado a la investigación y experimentación de piezas de gran formato realizadas mediante el dibujo-acción, o acciones performáticas. Con este procedimiento, no sólo se respeta la cualidad de obra única sino quese enfatiza su carácter efímero, y abre el juego sobre el estudio de la ilusión del material utilizado. Para esto incorpora un nuevo elemento: eltrabajo con el volumena través de la línea en el espacio real.

Esta exhibición, entonces, da a ver un corpus de obras en diferentes formatos: dibujo, registro fotográfico, acción-performática que se inscriben dentro del trabajo de estudio y ensayo que la artista actualmente lleva adelante. Los dibujos y el registro fotográfico dan a ver el desarrollo que, recientemente, plasmó en Que el cielo sea el fondo, acción performática llevada a cabo en Villa Quilquihue, cerca del lago Lolog en la provincia de Neuquén. En el jardín de su casa, instaló una estructura de postes de pino Oregón de once metrosde altura y a cincuentametros de distancia entre síquesostenía una pasarela colgante de ochenta kilos de alambrón de punta a punta. Dentro de ella, Conte fue soportada por y realizó un dibujo a gran escala marcando puntos de tensión, atrapando y desplegando líneas, suspendida en él. Gestada por más de diez meses, colgada en el aire, la artista la despidió luego de haberla mostrado tres horas durante diferentes fines de semana. Los dibujos y las fotografías muestran el carácter extrovertido y concentrado del proyecto. A su vez, el trabajo sobre el uso del material (alambre) focaliza no sólo en su funcionalidad sino también en sus características visuales, ilusorias y transformación de acuerdo al ángulo desde el que se lo mire y la calidad de luz que recibe.

En Que el cielo sea el fondo, así mismo,el cielo se convierte en el soporte físico y real de sus dibujos. Aquí, por lo tanto, se expanden las nociones de “figura” y “fondo”,y la acción de “dibujar” adquiere una nueva conceptualización.Éste se desarrolla volumétricamente en el espacio mediante el accionar de un cuerpo que se zambulle y enmaraña dentro de una estructura. Es ese mismo cuerpo el que acciona utilizando alambre como línea y como trazo, buscando darle una composición y un volumen al dibujo de gran formato. Es este cuerpo, a su vez, el que compone en relación con el ámbito natural que lo rodea. Algunas de estas operaciones, por su parte, podremos verlasen Buenos Aires, en la acción-performática que Conte desarrollará, esta vez, en un recinto cerrado que se acondiciona para emular el infinito. En una habitación preparada para que sus contornos se tornen difusos, Conte, sostenida por cables, sin tocar el piso y vestida íntegramente de blanco, de manera que su cuerpo se invisibilice, dibuja con alambres. Una estructura que la sostiene y la camufla le posibilita tensar el espacio con trazos y darle volumen.

Así, si el dibujo se caracteriza por ser obra única en toda su exhibición, Conte dobla la apuesta y muestra que percibir el accionar del dibujo es un acontecimiento único.

Sebastián Vidal Mackinson.