Habitar la luz

Artista: Verónica Ibáñez Romagnoli

Del 12 de noviembre al 30 de diciembre

LUN a VIE de 14 a 19hs

Habitar la Luz

 

La fotografía consiste en congelar un momento a través de una imagen. Lo interesante del trabajo de Verónica Ibáñez Romagnoli es que hace una observación del tiempo en un plazo más largo que un instante. Como parte de su proceso, estudia los espacios que fotografía, habitándolos y conociéndolos para luego retratar fragmentos casi abstractos que nos llevan a la atmósfera del lugar. Esta operación nos transporta a habitaciones que de alguna manera conocemos sintiendo su temperatura, luz y ambiente capturados con la cámara.

Los espacios que nos rodean son contantemente transformados por la luz. Podemos percibir las diferentes horas del día a través de los cambios de matiz, color y dirección que dan cuenta del paso del tiempo como sombras que se mueven entre muros desgastados por el uso. Verónica se detiene en un fenómeno simple y efímero, sin embargo su visión se carga simbólicamente a través del tipo de espacios que retrata: lugares generalmente vacíos y silenciosos donde hay un diálogo entre escasos elementos y la luz que entra por las ventanas. Los objetos que se observan son suficientes para comenzar  a esbozar una historia, un color en un muro, una silueta de un árbol o una lámpara transforman espacios anónimos en habitaciones familiares los cuales se activan a través de sombras y reflejos. Contamos con la información mínima como la forma de una reja como pista para descubrir un estilo arquitectónico. Otras veces entendemos la proporción de una habitación por la manera en que las sombras se proyectan en el suelo.

Al observar si  los pisos son de madera o alfombrados, o si las ventanas son grandes o pequeñas, Ibáñez nos obliga a situarnos en una época y en un lugar. La economía de recursos hace que la historia sea finalmente la nuestra así como los lugares que fotografía. De una manera sutil estos espacios se conectan con aquellos que habitan en recodos de nuestra memoria. Estas imágenes se logran sólo al conocer un lugar en profundidad, y a través de la fotografía nos transportan a momentos cargados de nostalgia haciéndonos partícipes de una vida que imaginamos.